16/05/2019

Tu piel también refleja tu estado anímico

¿Cuántas veces te has mirado al espejo después de un día complicado o una noche de insomnio y has visto el cansancio reflejado en tu piel?

Muchas veces no prestamos la suficiente atención a los factores emocionales que afectan a nuestro organismo, como el estrés, las pocas horas de sueño o la mala alimentación, y cuyas consecuencias se reflejan también en nuestra piel y en nuestro aspecto.

¿Qué efectos tiene el estrés en nuestra piel?

Tal vez no lo sabías, pero en situaciones de estrés, nuestro organismo reacciona y repercute directamente en el aspecto de la piel:

  • Se ve opaca, pierde su brillo y luminosidad
  • Se deshidrata
  • Se vuelve más reactiva (pueden aparecer eccemas, sarpullidos, psoriasis…)
  • Puede aparecer acné
  • Se acelera el proceso de envejecimiento prematuro
  • Puede perder firmeza

¿Cómo contrarrestar los efectos del estrés en la piel?

La actividad física, la meditación, el yoga, incluso tomarte unos minutos de calma y desconexión cada día, son necesarios e imprescindibles para lograr el equilibrio.

  • Apúntate al Mindfulness.
  • Practica Yoga.
  • Haz una actividad física que te guste: sal a correr o camina.
  • Come sano.
  • Hidrátate bien.
  • Mantén una actitud positiva.

Intenta buscar un momento de tranquilidad al día y aprovéchalo para disfrutar de tu rutina beauty. Sé consciente de cada paso, limpia tu rostro con tu gel o fluido habitual, aplícate el sérum, tu contorno de ojos y luego la crema de día con un suave masaje, y acaba con unos pequeños golpecitos con las yemas de los dedos alrededor de tus ojos. Te ayudará a encarar el día con una actitud más positiva y verás cómo mejora tu aspecto en general.

¿Cómo puede ayudar el yoga a que mi piel se vea mejor?

Hace pocos días, tuvimos la maravillosa oportunidad de compartir una sesión de yoga en las playas de Lanzarote, dirigida por Verónica Blume. Ella nos enseñó que a través de la práctica de asanas, o posturas de yoga, ayudas a que tu cuerpo funcione de forma óptima, absorba mejor los nutrientes a nivel celular, libere toxinas y active la producción de endorfinas (hormonas de la felicidad) y por supuesto, todos esos beneficios se ven reflejados en tu piel. ¿Y sabes lo mejor de todo? Nunca es tarde para comenzar a practicarlo.

Nuestro cuerpo es nuestro bien más preciado: ¡cuida y mima tanto cuerpo como mente! ¡Te lo mereces!

Artículos relacionados

5 propósitos beauty para 2019

¡Leer más!

¡Llega el momento de hacer limpieza!

¡Leer más!

Desata tu sonrisa: ¡descubre la actitud antiedad!

¡Leer más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto el aviso legal y la política de privacidad