07/03/2019

Guía para acertar tu tipo de piel y descubrir la mejor forma de cuidarla

Elegir el tratamiento facial más adecuado no es tarea fácil, existen muchas opciones y no siempre sabemos cuál es la que realmente necesitamos.

Conocer tu tipo de piel es clave para escoger el tipo de crema, la textura que mejor te sienta e incluso los productos de limpieza que te darán los mejores resultados.

Descubre tu tipo de piel

Cada tipo de piel tiene sus propias singularidades que la hacen única, pero también características comunes que nos permiten definir 4 grandes tipos:

Piel seca

Es el tipo de piel a la que le cuesta retener el agua. Es también más fina y áspera lo que provoca que aparezcan antes las arrugas. Requiere una hidratación profunda para mantener su elasticidad y luminosidad.
Si tienes la piel así, elige cremas especiales para piel seca que te darán el extra de hidratación que necesitas. Busca texturas ricas y cremosas, pero que no dejen sensación de efecto graso.
Ésta es nuestra propuesta de los mejores cuidados para tu piel muy seca o piel normal-seca.

Piel grasa

Es el tipo de piel que tiende a generar más sebo, presenta brillos, poros más dilatados y tendencia a las impurezas.
Si éste es tu caso, te recomendamos escoger tratamientos con base gel o gel-crema, o bien fluidos. Estas texturas se absorben rápidamente mientras te hidratan en profundidad, y te ayudan a disminuir los molestos brillos en tu piel.
En el siguiente enlace podrás ver los mejores cuidados para piel grasa.

Piel mixta

Es el tipo de piel más frecuente, una combinación de los dos tipos anteriores. Presenta un aspecto brillante con tendencia a desarrollar pequeñas impurezas en la llamada “Zona T” (frente, nariz y barbilla) mientras que en la zona de las mejillas es más seca.
En este caso, elige texturas en gel-crema, fluidas o crema de acabado ligero, que te ayuden a evitar los brillos pero que a la vez aporten toda la hidratación que tu piel necesita.
Elige los mejores cuidados para tu piel normal-mixta.

Piel sensible

Son pieles que se enrojecen fácilmente, se sienten tirantes y en algunos casos presentan picores. La piel sensible reacciona con facilidad a factores externos como el aire seco, la calefacción, la contaminación, el cloro de la piscina, los cambios de estación, etc.
Si tienes la piel sensible, elige productos especialmente formulados para este tipo de piel que consigan controlar y calmar esos síntomas. Visita los mejores cuidados para la piel sensible.

Test de tipo de piel

Si aún tienes dudas responde cuatro sencillas preguntas en el test Anne Möller y descubre tu tipo de piel:

Ten en cuenta:

Tu tipo de piel puede variar a lo largo de los años. Los desequilibrios hormonales, algunos tipos de medicación o el estrés pueden desencadenar cambios en ella. Préstale la atención que se merece y varía tus tratamientos cosméticos para darle a tu piel lo que realmente necesite en cada momento.

Artículos relacionados

¡Te ayudamos a escoger tu BB cream!

¡Leer más!

Edición única: el corazón de ADN40 Belâge

¡Leer más!

Limpieza facial: el paso fundamental para una piel sana

¡Leer más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto el aviso legal y la política de privacidad