02/06/2016

Te recordamos las 8 claves para broncear tu piel sin riesgos

Ahora que contamos las horas para que llegue la gran estación del sol y las vacaciones, es momento de comenzar la “operación verano”; empezar a preparar nuestra piel para los rayos UVA. Si “entrenas” bien tu piel, evitarás manchas, rojeces y el envejecimiento prematuro de la piel. ¡Toma nota!

post 402_imagen 1_8 claves para broncear tu piel sin riesgos

1. Tómatelo con calma

Al principio, las primeras exposiciones al sol deben ser reducidas, en dosis de 10, 15 y 20 minutos por jornada. Deja que tu piel se vaya acostumbrando poco a poco a los rayos solares.

2. Evita tomar el sol durante las horas del mediodía

Sobre todo entre las 11 y las 16 horas, son las más peligrosas, ya que las nubes no filtran la mayoría de los rayos.

3. Adapta tu protección solar facial a tu tipo de piel

Cada tipo de piel necesita una protección específica, encuentra la que mejor se adapta a tu piel haciendo clic aquí.

4. Aplica tu protección solar con antelación

La acción protectora se inicia a los 30 minutos de la aplicación.

5. Renueva la aplicación periódicamente

Cada dos horas pero, sobre todo, después del baño o de una excesiva sudoración.

6. Cuida las zonas sensibles

Las zonas más frágiles de nuestro cuerpo son el rostro, nariz, cicatrices, tatuajes… Debes protegerlas con protección máxima SPF50⁺.

Nuestra recomendación: Aquasol ADN roll-on solaire zones frágiles SPF50⁺. La forma más fácil y práctica de aplicar y reaplicar tu protección, gracias a su formato roll-on, su textura ultra-ligera y su rápida absorción.

7. Hidrata tu piel tras exponerla al sol.

Una buena hidratación será tu mejor aliada para reconfortar tu piel y alargar el bronceado.

Nuestra recomendación:
Gen-sensactive après-soleil, bálsamo reconfortante cara y cuerpo. Su acción hidratante y reparadora, ayuda a restaurar el equilibrio hidrolipídico de la piel y a aliviar al instante el enrojecimiento.
Express after sun. Emulsión corporal que prolonga y acentúa el bronceado, consiguiendo un tono más luminoso y homogéneo.

8. Protección progresiva.

En tus primeras exposiciones solares, utiliza un factor de protección alto (SPF50 o SPF30). A medida que tu piel vaya acostumbrándose a los rayos solares, puedes ir disminuyendo el SPF.

¡Sigue estos consejos y estarás lista para disfrutar del sol!

Artículos relacionados

¡No dejes que el frío reseque tu piel!

¡Leer más!

A tus cuidados beauty también les llega el verano

¡Leer más!

¡Al fin vacaciones! Anne Möller en tu maleta

¡Leer más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto el aviso legal y la política de privacidad