08/05/2014

Prepara tu piel para los primeros baños de sol

En este país nos encanta estar morenos, y es que un tonito de piel dorado siempre favorece. Pero a la hora de tomar el sol es muy importante tomar precauciones, sobre todo durante las primeras exposiciones del año. Así que en Anne Möller nos hemos propuesto explicaros cómo conseguir ese codiciado bronceado sin riesgo de quemaduras, manchas o arrugas extra. ¡Toma nota de los consejos que te damos!

post 294_imagen 1_prepara tu piel para los primeros rayos de sol

 

Antes de la exposición solar

 

– La piel debe estar correctamente hidratada y limpia (¡sin maquillaje!).
– Los días previos realiza un exfoliado en cara y cuerpo para eliminar las células muertas y conseguir un bronceado más uniforme y duradero.
– Evita el uso de productos que contengan alcohol y perfumes (colonia, desodorantes), ya que pueden dar lugar a la aparición de manchas oscuras en la piel.
– Elige el fotoprotector más adecuado según el fototipo cutáneo (en este post te indicamos como debes elegirlo).
– Aplica el producto solar 30 minutos antes de la exposición, sobre la piel bien seca, en cantidad generosa y lo más uniformemente posible.

 

Durante la exposición solar

 

– Evita tomar el sol o aumenta la protección entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde.
– Recuerda que el agua, la nieve y la arena reflejan los rayos solares, aumentando sus efectos. Puedes quemarte incluso a la sombra.
– Utiliza una protección más elevada durante los primeros días, y aumenta progresivamente el tiempo de exposición; aunque la piel esté bronceada hay que seguir protegiéndola.
Extrema las precauciones en cara, cuello, calva, escote, orejas y empeines. La protección de los ojos con gafas de sol adecuadas, de los labios y los ojos con prodcutso locales , formulados específicamente para ello.
– Aplica el fotoprotector cada dos horas, y siempre después del baño o excesiva transpiración.
– Recuerda que el espesor de la película aplicada a la piel influye en la eficacia del fotoprotector; es importante aplicar una generosa cantidad de producto (similar al tamaño de una nuez) para garantizar la protección.
– Bebe abundantes líquidos.

 

Después de la exposición solar

 

Hidrata la piel con un producto aftersun después de una ducha de agua tibia, para recuperar la pérdida de agua y prolongar el bronceado.
– Para evitar el envejecimiento de la piel, cuida especialmente la cara, las manos y el contorno de ojos con productos específicos.

Y para las que quieren parecer morenitas todo el año, recuerda que cuentas con Gen-sensactive BB SPF50+, que te proporciona alta protección y el tono saludable que deseas.

¿Has empezado ya con los baños de sol?

Artículos relacionados

Despídete de las manchas con Perfectia, cosmética biogenética

¡Leer más!

NUEVO DNA SUN RESIST: Triple acción para disfrutar del sol a pleno

¡Leer más!

La piel: el órgano que protege tu cuerpo

¡Leer más!

1 comentario

  1. Mari sol duarte

    Si que he empezado y me protejo e hidrato con vuestros productos
    graciasss

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto el aviso legal y la política de privacidad