13/02/2014

La piel: el órgano que protege tu cuerpo

Cuando hablamos de “órganos” generalmente nos referimos a los internos, como los pulmones o el corazón. Lo que a menudo olvidamos es que nuestro órgano más extenso es la piel, encargada de cubrir y proteger todo lo que el cuerpo tiene en su interior. Como tal, debemos cuidarla, dedicando una atención especial a la zona del rostro, que es la que se encuentra en contacto constante con el medio ambiente.

post 281_imagen 1_la piel, el órgano que protege tu cuerpo

La piel está formada por tres capas: Dermis, epidermis e hipodermis (o capa subcutánea).

post 281_imagen 2_la piel, el órgano que protege tu cuerpo

post 281_imagen 3_la piel, el órgano que protege tu cuerpo

Desde el punto de vista cosmético, la epidermis y la dermis son las más interesantes. La relación de estas dos capas entre sí se puede comparar con la de un colchón y un somier: para que nuestro cuerpo descanse bien sobre ellas, tienen que estar bien acopladas y en perfecto estado.

La dermis (el somier) consiste en un soporte o bastidor sobre el que se encastran transversalmente una serie de láminas de fibras de colágeno y elastinas. Su firmeza depende del número y la anchura de dichas láminas. Con el tiempo, estas fibras se van desgastando, pierden grosor y se vuelven rígidas. Pero si la epidermis (el colchón) está en perfectas condiciones, la dermis se deteriora menos, retrasando la aparición de arrugas y actuando como mejor sostén.

Moraleja: Cuida tu “colchón” para que el somier no se deteriore.

¿Conocías la estructura de la piel?

Artículos relacionados

Acaba con la celulitis: nuevo anti celulítico y gel drenante Anne Möller

¡Leer más!

2018: objetivo firmeza

¡Leer más!

2×1 en Aqua-Drainant Réducteur y Neuroréducteur Cellulite

¡Leer más!

1 comentario

  1. mariann isabel sanchez palma

    muy bueno el tema

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto el aviso legal y la política de privacidad